Diferencias entre la conducción con estrés y conducción sin estrés

Manos en un volante

Conducir es un ejercicio que requiere concentración, atención y un buen estado físico. Para poder llevar a cabo una conducción segura es necesario poseer una serie de conocimientos, experiencia y equilibrio mental. Si aparece el estrés al volante, no solo será un peligro para el conductor, sino también para las personas que estén a su alrededor.

El estrés es el peor compañero de viaje posible. Nos pone nervioso, nos desconcentra y nos vuelve más irritables y agresivos. En este estado, hay un aumento de la frustración y una reducción de la concentración, mientras que, en estado de calma, hay un incremento de la concentración y una disminución de la frustración.

La conducción con o sin estrés varía mucho entre sí. Por ello, hemos hecho una comparativa emocional en tres casos diferentes.

Estado emocional / físico del conductor

Conducción sin estrés:

A medida que el conductor se acostumbra al recorrido y al vehículo, se siente más relajado e incrementa su sentimiento de disfrute. Lo que provoca una mejora en la toma de decisiones y mayor seguridad durante el trayecto.

Conducción con estrés:

Se percibe un aumento del nivel de ansiedad lo que lleva al conductor a producir más errores. La concentración disminuye y provoca una bajada en la percepción de riesgo y una pérdida de la responsabilidad en la seguridad vial. A la hora de tomar decisiones, existe una mayor lentitud que desemboca en un estado de fatiga. Además, hay un incremento de la competitividad que causa una conducción temeraria, originada por un bloqueo emocional en el sentimiento de pérdida.

Manos en un volante

Percepción de los elementos externos

Conducción sin estrés:

Se mantiene la velocidad adecuada indicada por las señales, produciéndose un aumento en la atención de los elementos del entorno. El conductor incrementa su campo visual, fijándose de manera frecuente en el velocímetro, lo que significa que tiene una preocupación por la velocidad y el cumplimiento de las normas.

Conducción con estrés:

Provoca un aumento de la velocidad, lo que conlleva una menor amplitud de visión y una pérdida de espacio visual, obviando parte de la señalización. Existe una reducción de la atención auditiva debido al descenso de concentración y obsesión en los pensamientos angustiosos. Asimismo, al tener una menor proyección en profundidad de la mirada se produce el denominado efecto túnel, que incrementa a medida que aumenta la velocidad.

Mapa sobre la conducción

Estilo de conducción

Conducción sin estrés:

Antes de iniciar la marcha, el conductor se acomoda en el asiento, sitúa los espejos adecuadamente y se abrocha el cinturón. Su posición es la más adecuada, con ambas manos al volante (a las diez y diez) y con los brazos algo flexionados. A la hora de cambiar las marchas y pisar los pedales hay apenas brusquedad. La velocidad se adapta correctamente al entorno e incrementa el grado de confianza en la conducción.

Conducción con estrés:

Previo al inicio del recorrido, hay una menor tendencia a ponerse el cinturón. Una vez empezado, hay un aumento de la velocidad, y menor agilidad en el juego de pedales. El conductor tiende a invadir el carril contrario y realiza los giros de manera más violenta. Tiene menos paciencia al iniciar la marcha después de un stop o ceda al paso. También, existe una reducción del uso de intermitentes, ocasionada por la disminución de la concentración y precipitación en la acción.

Como has podido observar el estrés no hace más que empeorar tu conducción, llegando a provocar accidentes. Así que, ya sabes, al volante siempre relajado.

QUIZÁS TE INTERESE:

Ejercicios de relajación para conductores

Cuando pasamos mucho tiempo al volante podemos enfrentarnos a situaciones de estrés, para combatirlas, nada mejor que realizar unos sencillos ejercicios de relajación. Hoy te enseñamos algunos para que los pongas en práctica.

Consejos para hacer excursiones en moto

Hacer rutas en moto es una de las formas más bonitas y divertidas de disfrutar de la carretera y los paisajes. Por este motivo vamos a darte unos consejos para organizar excursiones en moto.

2013

“Las distracciones al volante suponen 1 de cada 2 accidentes mortales” Con el deseo de acabar con esta situación, BP, RACE y Castrol se unen para crear #StopDistracciones.

2014

“Más de 13 millones de españoles utilizan el móvil conduciendo”. De este alarmante dato nace #StopChatear, una iniciativa para acabar con el uso del móvil al volante.

2015

“8 de cada 10 conductores se distraen más al ir acompañados en el coche” Con el fin de concienciar a acompañantes y conductores de este riesgo surge #StopDistraer.

2016

Las “distracciones manipulativas” dentro del habitáculo del vehículo son muy comunes y, con el paso del tiempo, aparecen nuevas distracciones asociadas a la tecnología.