¿Cómo nos afecta la conducción monótona?

Seguro que al leer el título de este artículo te has acordado de alguna situación en la que has llegado a tu destino, pero no recordabas el tiempo que había durado tu viaje ni si había habido algún incidente durante el trayecto.

Este caso suele darse en más ocasiones de las que crees, puesto que realizar el mismo recorrido en repetidas ocasiones nos da una falsa sensación de seguridad al volante. Pero no solo en los trayectos que realizamos cada día puedes encontrarte esta situación, ya que en autovías o en carreteras convencionales en las que el camino es una continuada línea recta también se reduce la atención de los conductores ya que transmiten una excesiva confianza por la aparente ausencia de peligros.

La conducción monótona podría incluso ser considerada como el anticipo de un posible accidente por la manipulación del teléfono móvil, la radio, la calefacción u otros elementos que se encuentran al alcance del conductor desde su asiento, con la premisa de poner fin a esa monotonía o por el mero hecho de mantenerse despierto ante cualquier situación de riesgo.

Pensamos y después conducimos
Como seres racionales que somos, antes de decidir qué vamos a hacer lo meditamos y observamos las distintas posibilidades que tenemos para, al final, decantarnos por la opción que más nos conviene en ese momento. En nuestro caso, antes de tomar los mandos del vehículo nos hacemos una idea previa de nuestro automóvil, del trayecto que vamos a realizar y del resto de condiciones que, en definitiva, nos permitirán llegar a nuestro destino de la forma más confortable. Todo ello, a menos que los vehículos autónomos se apoderen de las calles y que cambien la forma de conducir como la conocemos a día de hoy.

Por tanto, queda claro que pensamos antes de conducir. Pero esta falsa sensación de seguridad nos puede llevar a recrear en nuestra mente una idea falsa de la movilidad que hay en el momento del viaje. Esto hace que aumente el riesgo de sufrir accidentes con el automóvil debido a una maniobra evasiva errónea, a un aumento del tiempo de reacción y a la inexperiencia por el desconocimiento de todas las situaciones que podrían darse en cada caso y en cada tipo de vía.

Tenemos que tener muy claro que los conductores no tenemos la misma formación ni el entrenamiento que los pilotos de carreras, pero no es mejor conductor quien más sabe, sino quien mejor se adapta a todas las situaciones. También es cierto que los avances tecnológicos de los vehículos nos pueden aportar un extra de seguridad al volante, pero por el momento, la responsabilidad final en la carretera corresponde a todos y cada uno de los conductores que circulan a diario por las carreteras y debemos hacernos a la idea de que la seguridad vial depende de nosotros mismos y del resto de los usuarios.

QUIZÁS TE INTERESE:

Consejos para una conducción nocturna segura

Es posible que en más de una ocasión, bien porque no has tenido más opción, o bien porque lo has preferido para evitar atascos en trayectos largos, hayas decidido conducir de noche. Aparentemente no existen diferencias entre conducir a la luz del Sol y a la luz de la Luna y aunque éstas sean mínimas, […]

Consejos para aumentar la seguridad en un parking

Dejar el coche en un garaje público o privado es una práctica muy habitual. En ocasiones es porque no queda más remedio cuando en la vía pública no hay sitio, como suele pasar en las grandes ciudades, pero en otras ocasiones se aparca en estos establecimientos por seguridad y comodidad.

2013

“Las distracciones al volante suponen 1 de cada 2 accidentes mortales” Con el deseo de acabar con esta situación, BP, RACE y Castrol se unen para crear #StopDistracciones.

2014

“Más de 13 millones de españoles utilizan el móvil conduciendo”. De este alarmante dato nace #StopChatear, una iniciativa para acabar con el uso del móvil al volante.

2015

“8 de cada 10 conductores se distraen más al ir acompañados en el coche” Con el fin de concienciar a acompañantes y conductores de este riesgo surge #StopDistraer.

2016

Las “distracciones manipulativas” dentro del habitáculo del vehículo son muy comunes y, con el paso del tiempo, aparecen nuevas distracciones asociadas a la tecnología.