Cómo afecta el estar enfadado al volante

Todos nos hemos enojado alguna vez mientras conducíamos, o hemos cogido el coche después de una gran discusión o pelea. De hecho, la gran mayoría de los españoles, exactamente el 54,13%, coge el coche, aunque esté emocionalmente alterado, mientras solo el 23,62%, asegura que no lo coge. Esto ocurre debido a que la mayoría no se para a pensar, que el estado de ánimo puede afectar de una forma drástica y severa a su conducción.

Cuando uno conduce enfadado padece una serie de alteraciones tanto físicas como mentales, que no puede apreciar. A continuación, os contamos las más importantes:

  • Mayor tendencia a la invasión del carril contrario y una clara disminución de la atención auditiva, llevando un aumento de la distracción y una reducción de la concentración.
  • Disminución de la percepción de riesgo, una mayor temeridad a la hora de conducir y una pérdida de la responsabilidad en la seguridad vial.
  • Lentitud a la hora de tomar decisiones, sobre todo aquellas que impliquen una reacción inmediata, dedicando un 30% más de tiempo.
  • Aumento de la velocidad, lo que provoca una atención visual de baja calidad debido al efecto túnel.
  • Antes de iniciar la marcha, existe una menor tendencia a ponerse el cinturón.
  • Aumento de la agresividad, que deriva en una conducción brusca y un incremento de la competitividad.
  • Precipitación e impaciencia a la hora de iniciar la marcha en un stop o ceda al paso, con una disminución de la seguridad respecto al otro vehículo.
  • Reducción del uso de intermitentes para avisar al resto de conductores y menor utilización de los espejos retrovisores
  • Pérdida de memoria a la hora de recordar las señales.

Todas estas alteraciones que sufrimos al estar enojados, pueden ser evitadas de múltiples maneras como, por ejemplo, no cogiendo el coche o haciendo ejercicios de relajación para reducir la alteración del ánimo.

Conducir un coche o cualquier otro tipo de vehículo requiere una serie de responsabilidades, que no se pueden ver afectadas por un estado de ánimo. Por lo tanto, se necesita una atención total, ya que no solo tu vida está en juego, sino la de todos los que te rodean. Así que, ya sabes, al volante, ¡ZÉNtrate!

QUIZÁS TE INTERESE:

Consejos para una conducción nocturna segura

Es posible que en más de una ocasión, bien porque no has tenido más opción, o bien porque lo has preferido para evitar atascos en trayectos largos, hayas decidido conducir de noche. Aparentemente no existen diferencias entre conducir a la luz del Sol y a la luz de la Luna y aunque éstas sean mínimas, […]

Consejos para aumentar la seguridad en un parking

Dejar el coche en un garaje público o privado es una práctica muy habitual. En ocasiones es porque no queda más remedio cuando en la vía pública no hay sitio, como suele pasar en las grandes ciudades, pero en otras ocasiones se aparca en estos establecimientos por seguridad y comodidad.

2013

“Las distracciones al volante suponen 1 de cada 2 accidentes mortales” Con el deseo de acabar con esta situación, BP, RACE y Castrol se unen para crear #StopDistracciones.

2014

“Más de 13 millones de españoles utilizan el móvil conduciendo”. De este alarmante dato nace #StopChatear, una iniciativa para acabar con el uso del móvil al volante.

2015

“8 de cada 10 conductores se distraen más al ir acompañados en el coche” Con el fin de concienciar a acompañantes y conductores de este riesgo surge #StopDistraer.

2016

Las “distracciones manipulativas” dentro del habitáculo del vehículo son muy comunes y, con el paso del tiempo, aparecen nuevas distracciones asociadas a la tecnología.